Cuando hay amor no hay duda...

Escrito por cynthiacordova 14-02-2018 en desarrollo humano. Comentarios (0)

Comparto un artículo que lo leí y me encantó. 

El amor solo puede tener certezas. Dejemos de tratar de excusar que el amor es dolor, es soportar, es sufrir, es esperar que el otro se anime a manifestar su amor solo cuando lo desea y a su manera. Un amor egoísta no es amor.

Rompamos la idea de que para amar debo amoldarme, o silenciar aquello que me duele para no hacer sentir mal al otro, o soportar indiferencia, poca ternura, empatía y consideración. Un amor sano no lastima, no mira solo su propio bienestar, jamás busca lastimar al otro, herirlo, hacer algo para entristecer su corazón, nunca es indiferente... Jamás lo abandona en momentos de prueba, no se aparta ante el dolor del otro, sino más bien acompaña ese dolor y lo acoge dulcemente, lo abraza y lo contiene, está presente y es valiente.
Sí... Tantos años de condicionamiento, de palabras como "tienes que soportar todo", "el amor es así", "aguanta todo por tus hijos", "si lo o la dejas ya nadie te va a querer", "si pides tanto te vas a quedar solo o sola", "el amor perfecto no existe",... y sí el amor perfecto, sin errores no es real, pero es real un amor donde dos seres deciden crecer juntos, aprender juntos, evolucionar de la mano, y en ese camino se acompañan, se alientan, se cuidan, se protegen, son sus mejores aliados.
Suelta para siempre esas ideas que pueden empequeñecer el amor. Un amor sano, es un amor que no tiene dudas, es un amor que vive en la certeza de amar y saberse amado. Cuando amas desde toda tu grandeza, acompañas, bendices, honras, admiras, apoyas y brindas seguridad al ser amado. Das y recibes eso de vuelta. Recuerda la importancia del equilibrio. Si sólo uno siente esto, revisa cuanto tiempo más tu alma estará dormida ante esa diferencia. El mundo es justo, el amor también lo es.
No vuelvas a doblegar tu corazón a un amor que no es capaz de ofrecerte ese estado de sublimación, de armonía, de paz, de alegría, de completitud. Cuando dejes de sentir que el amor es ese lugar sagrado, suelta... Recuerda que el amor es el sentimiento más elevado y el más transformador del mundo. Cuando amamos y estamos en una relación sagrada, nos volvemos instrumentos de la acción divina. Somos felices, nos sentimos en armonía, hay una inmensa dicha por compartir y servir al mundo... Por expandir ese amor, porque es alquímico, porque es tan bello y poderoso, y expande tanto tanto tu corazón que sabes que podrías amar al mundo entero...
Ese amor es REAL y EXISTE.
Confía en él. Si ya está a tu lado bendice a la vida por su presencia y honra a ese ser con toda tu luz.
Si aún no ha llegado, porque créeme, llegará (claro, sólo si tu lo permites) pues revisa todo lo que debes soltar y dejar atrás para siempre, todas esas creencias limitantes que tenías del amor, dejar ir esa relación real o ficticia que no aporta nada y está llena de dudas, miedos, desconfianza, suelta para siempre la idea de que el amor es sufrimiento, es dolor, es duda... Y una vez entregado todo al Universo, bendiciendo lo vivido y aprendido, en ese vacío, el amor entrará primero a sanar en tu corazón todo lo que deba ser sanado, y una vez, que ese espacio esté rodeado de luz, de amor propio, de dignidad, de nuevas creencias, de felicidad... Pues ahí, dulcemente, ese amor, de verdad, se abrirá paso, cruzará fronteras, será valiente, porque tú también lo fuiste, y llegará para que tú sepas que lo verdadero, lo auténtico, ese amor lleno de bendiciones es REAL y te eligió a ti, para llenar este maravilloso mundo con el más bonito amor del que nos podríamos imaginar... Ese amor que no solo los bendecirá a los dos, sino que hará que la Tierra entera cante de alegría ante ese encuentro. 
Que así sea para todos lo que creemos en él.

Obtenido del fanpage de Nery Nina.